El Código Penal no resolverá lo que la política ha sido incapaz de canalizar

    La Comisión Ejecutiva de CCOO ha aprobado una resolución sobre la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a varios representantes políticos y líderes de movimientos sociales a penas de cárcel por delitos de sedición y malversación de fondos. Esta sentencia, sin perjuicio de su efectividad, será probablemente aún revisada, bien en el Tribunal Constitucional, bien ante tribunales internacionales. Su acatamiento no obsta para mostrar nuestra preocupación por el riesgo de que una situación de complejidad política, polarización social y precampaña electoral, derive hacia el camino de la crispación, o de pensar que el Código Penal resolverá lo que la política ha sido hasta ahora incapaz de canalizar.

    14/10/2019.
    Sede de CCOO

    Sede de CCOO

    Una sentencia de estas características –tras un largo periodo de prisión preventiva, del que en su día ya mostramos nuestra visión crítica por su excesiva utilización en nuestro país- puede ser utilizada por las estrategias políticas más extremas, que hacen de la polarización su “modus vivendi”, y que pueden cobrar protagonismo en las próximas semanas.

    Con toda seguridad una parte importante de la sociedad catalana mostrará su legítima disconformidad con la sentencia. Hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas que se pronuncien en este sentido, a no perder la perspectiva. Catalunya necesita un proceso de negociación política entre distintos, deshacer y no reiterar estrategias unilaterales, y avanzar en consensos sobre cómo rehacer el marco de autogobierno catalán, superando la división que en la sociedad catalana se ha producido en los últimos años.

    Caminar en sentido contrario, para reforzar una estrategia política errática, sería –de producirse- un error mayúsculo y denotaría una preocupante falta de sentido de la realidad.

    Por otro lado, las fuerzas políticas de ámbito estatal –que también tienen una importante implantación en Catalunya y una percepción distinta de la situación-, y particularmente las que conformen o contribuyan a conformar el próximo Gobierno de España, tienen que ser conscientes de que ese proceso de deliberación política que pedimos en Catalunya, apelará –o debiera apelar- a las instituciones del Estado para abordar una recomposición integral de la normalidad política y social en Catalunya.

    Pedimos mesura y sentido de Estado. Todo lo contrario a esto son los términos del debate instalado en las últimas semanas sobre la conveniencia de aplicar el artículo 155 de la Constitución con causa o sin causa, quizás más relacionado con la proximidad de las elecciones generales que con la altura de miras exigible para abordar un tema de la complejidad política y social del que nos apela.

    No necesitamos agitar emotividades colectivas en clave de acción-reacción ante las movilizaciones que en uno u otro sentido se pudieran dar, sino resituar los problemas en términos de diálogo político.

    CCOO siempre ha defendido que la pluralidad ideológica de nuestro país y la diversidad territorial que nos caracteriza, debe abordarse desde la defensa de los marcos de autogobierno y el acuerdo plural. Pocas organizaciones como la nuestra, y de forma singular en Catalunya, son reflejo de esa pluralidad y esa diversidad, que no entendemos como un problema, sino como una realidad enriquecedora. Ahora más que nunca, toca apelar a quienes deciden asumir responsabilidades políticas para que estén a la altura de los acontecimientos y no utilicen los acontecimientos para ganar altura desde el regate en corto y el oportunismo.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.