Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 3 marzo 2024.

CCOO condena el asalto al Capitolio por partidarios de Trump

    El asalto que se produjo ayer, 6 de enero, durante la reunión conjunta del Congreso y el Senado de los EEUU para ratificar la victoria electoral de Joe Biden perpetrado por seguidores de Trump pertenecientes a grupos racistas y supremacistas como los Proud Boys, fuertemente armados en algunos casos, supone un ataque sin precedentes al sistema democrático estadounidense y un intento de golpe de estado inducido por el presidente saliente, Donald Trump.

    07/01/2021.
    Portada periódicos

    Portada periódicos

    Trump ha venido alimentando la insurrección desde que se dio a conocer la victoria de Joe Biden, el candidato demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, con un discurso basado en el fraude electoral que ayer llegó al súmmum tras un mitin que realizó en Washington y los tuits posteriores donde incitaba a la ocupación de las cámaras legislativas bajo el lema “Marcha para salvar América”. Los miles de manifestantes radicales se encontraron sin prácticamente oposición policial, a pesar de que había claros indicios de que podrían producirse importantes altercados con motivo de la sesión conjunta en el Capitolio. El incitador de las hordas, tardó más de una hora en movilizar a la Guardia Nacional y el resto de refuerzos para poner fin al asalto.

     A la pésima imagen internacional que una de las supuestas democracias más consolidadas del mundo ha dado, se suma la tolerancia, cuando no connivencia, con Trump, los reaccionarios, los violentos, golpistas, supremacistas por parte, entre otros, miembros del Partido Republicano y otros poderes. La ultraderecha que representa Trump y el Trumpismo hace demasiado tiempo ha sido tolerada y blanqueada y la de ayer es una muestra de hasta donde es capaz de llegar.

    A dos semanas de la investidura de Biden, se abre la incógnita sobre el futuro inmediato de Trump: será destituido como presidente, se le inhabilitará en sus funciones, será juzgado por este y otros delitos?… En todo caso, Joe Biden se enfrentará a partir del día 20 de enero a enormes retos, entre los que destacan cómo mejorar las condiciones de vida y trabajo y brindar protección social a la clase trabajadora que ha depositado su confianza en él.

    A estos desafíos se suma el de recuperar la normalidad institucional y sanear la democracia en un país claramente polarizado: más de 70 millones de personas votaron a Trump y un importante porcentaje de los cuales (más del 70%) no reconoce la victoria del Demócrata. Pero el problema no se limita a los Estados Unidos, el auge de la extrema derecha en sus diferentes variables puede tener consecuencias fatales para el estado de derecho, la democracia y la justicia.

    Richard Trumka, Presidente de la AFL-CIO, la mayor confederación sindical de los Estados Unidos declaró ayer tras el asalto: “Estamos siendo testigos de uno de los mayores ataques a nuestra democracia desde la Guerra Civil. El intento de golpe de Estado de hoy lleva años preparándose, ya que Donald Trump constantemente arroja veneno, conspiraciones, odio y mentiras a sus partidarios. Los asaltantes están llevando a cabo sus deseos, y demasiados legisladores republicanos han permitido e incluso alentado esta violenta amenaza a nuestra República. Envalentonados por un sistema de Colegio Electoral que crea una vía para la insurrección en lugar de simplemente certificar al candidato con más votos, este es un esfuerzo para violar los derechos constitucionales de cada estadounidense respetuoso de la ley y el movimiento obrero no lo tolerará. No hoy en día. Ni nunca”.