Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 16 abril 2024.

Noviembre se cerró con 770 muertes en accidentes de trabajo

    13/01/2023.
    Una nueva víctima de la siniestralidad laboral en la construcción

    Una nueva víctima de la siniestralidad laboral en la construcción

    La siniestralidad laboral es el peor indicador sociolaboral de 2022, con incrementos del 10,8% en el total de los accidentes con baja y del 18,6% en los mortales, lo que supone 121 muertes en el trabajo más que en el mismo periodo del año pasado.

    Las estadísticas de accidentes de trabajo correspondientes a noviembre de 2022, dadas a conocer hoy por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, profundizan en la tendencia de  aumento de la siniestralidad laboral en España. El número de accidentes de trabajo con baja experimenta un incremento del 10,8%, que se eleva hasta el 11,6% cuando se producen en jornada de trabajo. En términos relativos, el índice de incidencia (nº de accidentes por cada 100.000 personas trabajadoras ocupadas) de los accidentes en jornada para el conjunto de las actividades productivas aumenta un 7,4%, registrándose los mayores aumentos de la incidencia en las actividades sanitarias y de servicios sociales (48,3%), la hostelería (21,8%) y las industrias extractivas (10,6%). Las únicas actividades que experimentan ligeros descensos en la incidencia son la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (-1,2%) y el suministro de agua, saneamiento, gestión residuos (-1,1%)

    Pero donde se registra un incremento más preocupante es en la siniestralidad mortal. Hasta noviembre se ha producido 770 muertes en el trabajo, 121 más que en el mismo periodo de 2021. Esto supone un incremento del 18,6% en el número de accidentes mortales, que se dispara hasta el 19,4% cuando suceden en jornada y que en el caso de los in itinere llega al 15,3%. El índice de incidencia de accidentes mortales en jornada aumenta un 14,9%, incrementándose la incidencia en todos los sectores: el 91,8% en el agrario, el 23,2% en la construcción, el 5,4% en la industria y el 4,4% en los servicios.

    De mantenerse en diciembre la tendencia de accidentes mortales registrada en el resto del año, 2022 se cerraría con 840 muertes de manera provisional y llegaría a cerca de 900 cuando se dispongan de los datos consolidados.

    “Llevamos demasiado tiempo advirtiendo que la recuperación de la actividad productiva tras la pandemia está asociada a un crecimiento descontrolado de los accidentes de trabajo”, ha indicado Mariano Sanz Lubeiro, secretario de salud laboral y sostenibilidad medioambiental de CCOO. “A estas alturas del año y con estos datos podemos afirmar, sin ningún género de dudas, que la siniestralidad laboral es el peor indicador sociolaboral al que nos enfrentamos en España. Llevamos 10 meses con incrementos porcentuales de 2 cifras tanto en el número de  accidentes con baja como en los mortales, estando estos últimos en un aumento cercano al 20%. Sin embargo, el Gobierno no está mostrando la misma contundencia para poner en marcha medidas que atajen este problema como sí lo ha hecho para enfrentar otras cuestiones como el paro, la temporalidad en empleo o la inflación. Cualquier fenómeno que causara cerca de 900 muertes anuales en nuestro país desataría una ola de preocupación en la opinión pública y motivaría que las Administraciones pusieran en marcha planes urgentes y contundentes de intervención. Desgraciadamente, parece que los accidentes de trabajo se asumen como el canon que hay que pagar para mantener la actividad económica y no son una de las prioridades de acción del Gobierno”, ha añadido Mariano Sanz.