Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 21 febrero 2024.

Silestone y el drama silencioso de la sílice cristalina líquida

    06/03/2023.
    Silestone y el drama silencioso de la sílice cristalina líquida, en el podcast "Gente con clase".

    Silestone y el drama silencioso de la sílice cristalina líquida, en el podcast "Gente con clase".

    ¿Por qué los riesgos de los cancerígenos laborales no han calado en nuestra sociedad en la misma proporción que los del tabaco o los de la exposición solar? Puede que el cáncer se vea como una enfermedad relacionada con los estilos de vida y los comportamientos de riesgo individuales, lo que determina que los efectos relacionados con las exposiciones laborales no estén tan presentes en el imaginario de la ciudadanía, incluso, en el pensamiento médico. Un error gravísimo. La estimación científica existente sobre atribución de casos de cáncer a exposiciones laborales establece un rango entre el 4% y el 12% respecto de los diagnósticos. en España, más de 11.000 personas mueren por cáncer originado en el trabajo cada año. Y a nivel europeo, más de 120.000 personas padecen un cáncer laboral cada ejercicio. Así, la mortalidad por cáncer laboral supondría en nuestro país más del 8% de los casos diagnosticados, cifra que es mayor por este infrarreconocimiento en el entorno laboral. 

    Entre las sustancias perjudiciales, el amianto supone la mitad de los cánceres laborales diagnosticados y se calcula que aún quedan más de dos mil toneladas de amianto instaladas en España en paredes, techos, instalaciones de agua y gas, según informes de CCOO y de la comunidad científica. Pero también existen otros muchos elementos que suponen un riesgo elevado. Y como lo que no se ve, no se previene, para la acción preventiva es necesaria la actualización de las normativas nacionales y europeas, la sensibilización de los trabajadores y la colaboración de la sociedad para denunciar los casos en los que las empresas podrían superar los niveles de sustancias tóxicas.

    Recientemente hemos tenido un ejemplo terrible que abre una nueva perspectiva judicial inédita en España: El empresario Francisco Martínez Cosentino, máximo accionista de Silestone, una de las mayores multinacionales españolas y líder del sector de encimeras de cocina que prepara su salida a Bolsa, ha admitido haber ocultado que la manipulación de su producto estrella, el aglomerado de cuarzo Silestone, provocó una parte importante de casos de silicosis que ha afectado a 1.856 trabajadores y trabajadoras diagnosticados entre 2007 y 2019, según datos oficiales. Y es que los aglomerados de cuarzo están detrás de una parte importante de los casos de silicosis reconocidos como enfermedad profesional. 

    La ocultación de los riesgos del producto en su etiqueta provocó que, tras el ladrillazo y durante dos décadas, los operarios de Cosentino y muchos marmolistas de todo el país que cortaban las encimeras hayan respirado los minúsculos cristales que han provocado decenas de muertes y una epidemia de casos cuyo cénit los neumólogos aún no adivinan.

    La conformidad del dueño de Cosentino, de 71 años, con la pena de seis meses de cárcel por cinco delitos de lesiones graves por imprudencia grave para así evitar el juicio que afronta en el Juzgado de lo Penal 2 de Vigo, supone un vuelco en la prolongada lucha de las asociaciones de operarios enfermos. Y abre, además, la puerta a indemnizaciones millonarias de una multinacional almeriense que en 2021 facturó 1.401 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 104 millones.

    Queremos saber, queremos dimensionar esto política y sindicalmente, con Mariano Sanz Lubeiro, secretario confederal de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO; Francisco Torrico, presidente de la Asociación de Perjudicados por la Silicosis (Apsa); Catherine Cavalin, investigadora especialista en sociología e historia de la ciencia (Centro Nacional de Investigaciones científicas – IRISSO – Université Paris-Dauphine -PSL); Alfredo Menéndez, catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad de Granada; y Óscar Bayona, compañero de la Secretaría de Salud laboral y Sostenibilidad Medioambiental.

    En Gente con clase, el drama silencioso de la sílice líquida cristalina. ¿Quieres escucharnos?